“No me quedó otra, me sentí ridícula”: Cesfam inmovilizó el brazo de una paciente con cajas de remedio.

Marisol fue trasladada al centro de salud de Peñaflor tras caerse cuando limpiaba una piscina. Desde el recinto admitieron que el hecho fue un error, pero agregaron que la intención fue aminorar el dolor.

Indignados está una mujer y su hijo, luego que en el Centro de Salud Familiar (Cesfam) de Peñaflor le inmovilizaran su brazo con unas cajas de remedio.

En conversación con Contigo en La Mañana, Marisol afirmó que se cayó cuando estaba limpiando la piscina de su casa y que se golpeó en la pierna y en su brazo izquierdo.

Los dolores la llevaron a que fuera trasladada el recinto de salud de la comuna y unos de los funcionarios que la atendió le puso el cartón para inmovilizar, como una especie de cabestrillo.

“(Me dijo) ‘mira, te voy a poner esto’ y me explicó muy bien que era un procedimiento momentáneo hasta que me atendiera el doctor”, recordó.

Posteriormente, asegura que un médico que la atendió la vio con el cartón y le dijo que aparentemente no había fractura y que la iban a inmovilizar.

“Él mismo (el doctor) me puso el brazo de nuevo en el cartón y me mandó al box”, agregó.

Me sentí ridícula”, dijo Marisol. Además, recordó que cuando salió del box la gente se reía con ella por lo insólito de la situación.

Su hijo, Enrique Martínez, indicó que el hecho fue indignante y cuestionó que “si el recinto estaba con falta de insumos lo mínimo es que dieran una explicación, una disculpa”.

“Le cuestioné mucho que no hiciera el reclamo porque dejó que la pasaran a llevar, dejó que se le vulnerara un derecho a la salud (…) El tamaño del bolsillo no puede condicionar la calidad del servicio de salud que vas a recibir”, señaló.

“Fue un error”

Desde el Cesfam señalaron que la intención fue aminorar el dolor de la paciente.

“Fue un error que, como coordinador de servicio, lo asumo con responsabilidad. Nuestra población sabe que estamos tomando todas las medidas necesarias (…) Lo único que quiso hacer la funcionaria es ayudar a la paciente”, dijo un funcionario del recinto de salud.

Además, señaló que “el procedimiento no se ajusta a protocolo, porque cada tipo de inmovilización debe ser evaluado por el médico tratante”.