La comedia callejera sufrió la desorganización del Festival de Viña: «Fusión Humor» hizo reír, protestar y emocionar en su interrumpida rutina

Después de hacerse de dos gaviotas, los animadores del Festival los despidieron del escenario sin la oportunidad de presentar el bis de su show. Las pifias no se hicieron esperar en la Quinta Vergara e hicieron vivir un tenso momento a las competencias.

El reclamo de Fusión Humor: "Nos faltaba el bis y el final de la primera parte"

Después de triunfar en el Festival de Viña del Mar, el grupo humorístico Fusión Humor vio su rutina interrumpida tras recibir las dos gaviotas. Los animadores los despidieron y no se les permitió cerrar la presentación. Las pifias no se hicieron esperar e incluso continuaron durante las dos competencias internacionales. En la cuarta noche el monstruo despertó y pedía al grupo de vuelta, aunque luego explicaron que la demora fue de ellos.

En entrevista con Radio ADN, “Cebolla” confirmó que todavía les faltaba una parte de su presentación. “Nos faltaba el bis, el final de la primera parte, todo”, aseguró el integrante de Fusión Humor.

Luego agregó detalles sobre las razones del corte. “Los tiempos son acotados, viene otro artista y hay que respetar todos los tiempos. Así que nada. Nosotros estamos felices”, dijo al medio.

Las constantes pifias hicieron vivir un tenso momento en la Quinta Vergara. Los animadores incómodos intentaron calmar al público e hicieron un llamado a respetar a los participantes de la competencia internacional que se presentarían en ese momento.

“Muchachos, Fusión Humor, les quiero contar, están contentos, están felices, entregaron un show completísimo”, dijo Martín Cárcamo pidiéndole al público que los ayudará a continuar con el certamen.

“Se entiende el cariño, Fusión Humor están atrás y saben que ustedes están muy felices por su presentación”, agregó.

María Luisa Godoy agregó por su parte: “Nos gusta que despierte el monstruo pero también nos gusta que tengan respeto por todos los artistas”.

A pesar de los intentos de calmar al monstruo de Viña, las pifias se hicieron más intensas y no pararon incluso durante las dos competencias. Los animadores finalmente decidieron continuar, ignorando los llamados a Fusión Humor. Solo se dejaron de escuchar una vez se presentó en el escenario el argentino Luciano Pereyra, el encargado de cerrar la noche romántica del festival.