De no creerlo, a este nivel llega su Irresponsabilidad: Ministro Mañalich “fue un grave error” cerrar escuelas por el coronavirus

El titular de Salud participó de una sesión especial de la Cámara donde se analizó el avance y medidas adoptadas por el Covid-19. «Los riesgos que corre nuestra ciudadanía tienen que ser muy bien balanceados en el sentido de que las medidas que adoptemos produzcan el menor daño posible», agregó.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, participó esta jornada -de manera virtual- de una sesión especial de la Cámara de Diputadas y Diputados para abordar la situación del país y las medidas adoptadas frente al coronavirus.

Actividad que también contó con la presencia vía videoconferencia de los titulares de Hacienda y Trabajo, Ignacio Briones y María José Zaldívar, respectivamente.

Dentro de este contexto, el ministro de Salud abordó uno de los puntos más polémicos del plan de “nueva normalidad” impulsado por el gobierno: el retorno a clases de los niños.

Esta jornada, en tanto, Mañalich, en la sala de la Cámara subrayó sus críticas a la medida de cierre de establecimientos educacionales, calificándolo como un “grave error”.

“Nosotros tenemos por delante un efecto sanitario y sobre la vida de los chilenos que no podemos despreciar. Hoy, las embarazadas no están asistiendo a control prenatal. Los niños entre 6 y 10 años, dado que no hay escuela no están siendo vacunados. los pacientes de cáncer no están recibiendo sus drogas para defenderse de esa terrible enfermedad. Hemos tenido que postergar la garantía de oportunidad AUGE. Las consultas por enfermedad mental, de lo que sabemos, porque ahí hay un iceberg, de lo cual no sabemos lo que hay abajo, pero al menos el consumo de tranquilizantes y sedantes se ha multiplicado por muchas veces», comenzó diciendo.

El titular de Salud también abordó otras problemáticas que se producen a raíz de las medidas más restrictivas como “el consumo de alcohol, la violencia intrafamiliar, lo que significa para niños vulnerables no estar en la escuela, que por lo demás sabemos, nunca quisimos, nunca compartimos como ministerio de Salud la idea de cerrar las escuelas, nunca. Y la evidencia que tenemos ahora acumulada demuestra que efectivamente eso fue un grave error, que dejó a los niños sin vacuna, sin educación, sin comida, sin protección”.

En esa misma línea Mañalich agregó que “cuando se nos prometió que se iban a generar turnos éticos para proteger a los niños vulnerables, se nos prometió que iban a ir los niños a vacunarse a las escuelas y que se iban a hacer turnos en las escuelas municipalizadas, nada de eso ocurrió. Por eso digo que lo que tenemos delante no es un problema económico, lo que tenemos delante es un gravísimo problema de determinantes sociales de la salud. La gente no va a tener qué comer, no va a tener medicamentos, no va a tener cómo pagar su renta, no va a poder recibir sus beneficios sociales porque no puede renovar su cédula de identidad”.

Mañalich: “Soy partidario de que las escuelas de lugares donde no hay epidemia deberían volver el 27 de abril”

Sobre la estrategia de “nueva normalidad” que impulsa el Ejecutivo Mañalich indicó que “como gobierno los pasos siguientes son claros. Es decir, tenemos que retomar paulatinamente la actividad escolar, partiendo por las escuelas básicas, la educación preescolar, después la educación escolar. Por dónde? Aysén, qué sentido tiene hoy que ahí, donde no hay casos, no haya clases. O en comunas rurales, donde no hay casos. Cuál es el sentido que estén en cuarentena los niños a veces en lugares extraordinariamente vulnerables”.

«Me parece que como país y como poderes del Estado estamos frente a una exigencia absolutamente inédita. Los riesgos que corre nuestra ciudadanía tienen que ser muy bien balanceados en el sentido de que las medidas que adoptemos produzcan el menor daño posible. Y esto de las cuarentenas de entrada y salida, que permite a la gente aceptar, porque todavía no tenemos rebeldía ciudadana, aceptar estar dos o tres semanas encerrados, evidentemente tiene que ser fluctuante”, agregó.

Finalmente, el secretario de Estado aseguró que “tenemos que hacer un llamado a obviar nuestras diferencias y trabajar todos por una generación que corre mucho riesgo. El futuro de la generación hoy día que tiene 20-30 años está en juego de acuerdo a las decisiones que hoy tomemos. Y esas decisiones pueden modificarse y mejorar”.